WYSIWYG Web Builder

ABSOLUCIÓN DEL CARNICERO QUE MATÓ AL LADRÓN: VINCULOS CON CARLOS CASARES DEL ABOGADO DEFENSOR

La noticia del día en medios nacionales tuvo que ver con la absolución de Daniel Oyarzún, el carnicero que mató a un ladrón en Zarate en 2016, luego de que este lo asaltara en su carnicería. El carnicero persiguió al ladrón y lo atropelló con su auto.
Según la investigación, Oyarzún salió a perseguir a los ladrones con su auto y en la huida los dos delincuentes se cayeron de la moto en la que se escapaban. Fue en ese momento que el carnicero alcanzó a uno de ellos, lo atropelló, lo aplastó contra un poste y lo hirió de gravedad. Horas después, el delincuente falleció.
La fiscalía había solicitado que el carnicero fuera condenado por exceso en la legítima defensa. La querella había pedido la figura de homicidio simple (25 años de prisión), y la defensa del Dr. Ricardo Izquiedo (foto) solicitó su absolución, con éxito.
Ricardo Izquierdo, a quien se observa en la foto junto al presentador de Crónica T.V. Gustavo Chapur y al Dr. Sergio Raúl Andreoli, es un abogado penalista, profesor de la Universidad de Palermo, amigo y socio del abogado Penalista y Radical en Carlos Casares Sergio Raúl Andreoli. Ambos cursaron juntos sus estudios de grado y posgrado en la Universidad de Palermo, y mantienen una periódica relación personal y profesional.
Pero además, el abogado Ricardo Izquierdo es un eximio piloto aeronáutico, fue propietario de una flota de jets privados que supo concurrir asiduamente a la estancia La Nueva Escocia, con diversas personalidades en los años 90. Siendo hasta piloto privado de un ex presidente de la Nación.
El caso del carnicero, abre un cambio de paradigma en la justicia penal, con la participación decisiva del jurado popular. Lo que altera la valoración de los hechos e influye en la condena; flexibilizando el tecnicismo y la dogmática penal, que en muchos casos lleva a los jueces a cometer injusticas o dictar sentencias incomprensibles para la opinión pública.      
Más allá de las valoraciones que el jurado pudo haber hecho de las
pruebas exhibidas durante el juicio, es evidente que talló hondo el
alegato del doctor Ricardo Izquierdo, defensor de Oyarzún. Durante
su última alocución el letrado apeló a la sensibilidad y empatía del
tribunal de 12 personas. "Ustedes van a decidir sobre la vida de
Oyarzún, un trabajador como ustedes, un vecino como ustedes. Él
es uno de ustedes", les dijo, mientras los miraba.
"Fue a defender sus bienes. Él sabía en todo momento qué hacía. Estaba yendo a recuperar su plata", explicó el abogado defensor al finalizar el juicio, que se llevó a cabo dos años después del robo a la carnicería.
Apenas conocida la sentencia, el carnicero rompió en llanto y se abrazó con su abogado y sus familiares más cercanos.
"Mi vida sigue criando a mi hija y laburando. Poder trabajar para tener mi carnicería, que es el sueño que tengo", indicó el carnicero, al tiempo que resaltó que le queda una "gran tristeza" luego del hecho que protagonizó. "Voy a laburar para tener lo mío, lo que he perdido", agregó.